FASES DE ADAPTACIÓN DEL CUIDADOR

Desde la negación de la realidad, pasando por la ira y la tendencia a culpar a otros de la situación, hasta llegar a la aceptación y a tomar el control: las fases de adaptación del cuidador.

fases de adaptación del cuidador

Queremos hablar de las fases por las que pasa el cuidador cuando llega el momento que conocen que su familiar sufre una enfermedad neurodegenerativa,como el alzheimer, y conoce sus consecuencias: es degenerativa y es posible que ese familiar se convierta en una persona totalmente dependiente.

No todas las personas pasan por estas fases. Cada persona vive la experiencia de cuidar de forma particular. Pueden que hayan pasado por algunas etapas, por otras no. O simplemente todavía no han llegado.

FASES DE ADAPTACIÓN DEL CUIDADOR.

  • Negación

“No, que va, eso no es posible, si ella recuerda perfectamente el día de su cumpleaños” Se buscan segundas opiniones, se llega hasta evitar ir nuevamente al médico. Se plantean muchas razones para justificar los síntomas: las pastillas de dormir, que la depresión.

La negación suele ser la reacción inicial. Una especie de distanciamiento con la realidad. Si se prolonga puede llegar a ser un freno en la evolución del cuidador, impidiendo que este se adapte de la mejor forma a su nuevo rol.

  • Ira y búsqueda de información

La mayoría de los cuidadores suelen superar la fase de negación. Una vez superada, llegan a la etapa en la cual surgen muchos sentimientos negativos. No obstante, también aparecen actitudes constructivas, como búsqueda de información sobre la enfermedad, sobre los cuidados,búsqueda de apoyo, etc.

En esta fase se da un gran cambio en el cuidador, la aceptación. También tiene lugar sentimientos como el miedo, la culpa o la sensación de estar en una circunstancia injusta, además de culpar a los médicos, a otras personas e incluso, al propio enfermo.FASES DE ADAPTACIÓN DEL CUIDADOR

  • Reorganización

La realidad nos hace adaptarnos a la situación. Llega un momento en el cual el cuidador acepta la situación en la que se encuentra y amolda su vida a las necesidades de la persona dependiente.

En esta fase es común que el cuidador renuncie a cosas importantes, como la actividad laboral o las salidas con los amigos así como los hobbies. Se dejan  llevar por las exigencias del día a día, que en muchas ocasiones logran desbordarlos.

Son habituales los sentimientos de soledad, tristeza o frustración, aunque esto en gran medida está determinado por la red de apoyo con la que cuente la persona.

Muchos cuidadores permanecen en este punto hasta el fallecimiento de nuestro familiar. Pero hay otros que van un paso más allá.

  • Resolución

A pesar de las dificultades, hay cuidadores que no se dejan llevar por las circunstancias de su vida, sino que toman el control , llegando a niveles de adaptación realmente muy funcionales. Organizan su tiempo, buscan información sobre cómo estar mejor ellos y la persona dependiente. Se sienten en control de la situación.

 Aunque estar en la fase de resolución no supone evitar el tener sentimientos negativos, sí es verdad que los cuidadores que llegan a esta fase experimentan más periodos de serenidad y tranquilidad.

Llegado a veces a tomar decisiones difíciles como institucionalizar al enfermo o pedir apoyo a personas externas de su entorno.

Algunos cuidadores sirven de apoyo a otros cuidadores, brindándoles una visión del rol de cuidar más positiva que la tradicional.

Desde Geriayuda os proponemos algunos consejos para mejorar el bienestar del cuidador y llegar a la etapa de resolución:

FASES DE ADAPTACIÓN DEL CUIDADOR