Demencia senil y riesgos de caídas. La alfombra que las previene.

La Demencia Senil no es una enfermedad específica, sino más bien un grupo de síntomas que son causados ​​por cambios en el funcionamiento del cerebro.

Los síntomas pueden ser de tipo cognitivo o conductuales. Los cognitivos serían: confusión mental, pérdida de memoria, deterioro intelectual, desorientación, disturbios en el lenguaje, fatiga e incluso pérdida del equilibrio. Esto provoca una interrupción en las actividades diarias de la persona. Las funciones cognitivas que pueden verse afectadas son: toma de decisiones, juicio, memoria, orientación espacial, pensamiento, razonamiento y comunicación.

La demencia no es exclusiva para los adultos mayores, aunque se suele presentar en esta etapa. Aumenta la probabilidad de desarrollarla a partir de los 65 años.

Hay que destacar que una persona que sufre de demencia triplica el riesgo de caídas frente a otra de la misma edad que no la padezca.

Además de las dificultades a las que se enfrenta el cuidador, como son desgaste emocional, resignación, problemas de salud, etc…, la situación empeora cuando tiene lugar una caída del enfermo.

La prevención de caídas así como los riesgos derivados de la huida o la pérdida de orientación pueden reducirse de forma significativa con una alfombrilla inteligente.

La alfombra es sensible la presión. Cuando se pisa activa una llamada luminosa o sonora que se transmite al cuidador. Este podrá acudir inmediatamente para prestar su ayuda, evaluar la situación y evitar una eventual caída actuando con rapidez. De este modo se evita también la salida sin vigilancia de las distintas áreas.

La alfombrilla tiene un emisor incorporado que se vincula con un receptor por ondas de radio. El cuidador conecta el receptor en cualquier enchufe y recibe unas señales acústicas, luminosas o ambas, según prefiera. El sistema se puede conectar también a los sistemas de alarma existentes en residencias.

Ventajas y beneficios para el paciente:
• Prevención de caídas.
• Libertad de movimientos sin restricciones ni sujeciones.
• Mayor sensación de seguridad.

Ventajas y beneficios para el cuidador:
• Evita caídas debido a una rápida prestación de auxilio.
• Mejor descanso nocturno / Menores rondas nocturnas.
• Menor coste asistencial.

Fuentes:  http://www.salud.es/demencia-senil,

http://www.alznyc.org/nyc/espanol/revista/primavera2011/12.asp#.VaYIKfntlHw,

http://www.ayudasdinamicas.com/alfombra-sensible-a-la-presion-care-mat/.

Patricia Barcal Fernández, Trabajadora Social.

Geriayuda Ayudas Técnicas.