10 consejos para el cuidado de personas mayores en casa

cuidado-personas-mayores-en-casa

10 consejos para el cuidado de personas mayores en casa 

Hoy queremos tocar un tema que pensamos que será muy útil para muchas familias: el cuidado de personas mayores en casa. 

Son muchas las familias que, o bien no pueden permitirse pagar una residencia o centro de día, o bien deciden ser ellos mismos los encargados del cuidado del mayor.

Una elección personal totalmente respetable y valiente, ya que atender las necesidades de una persona mayor no es fácil. Pero tampoco imposible.

Cuidado de personas mayores en casa: 10 consejos para hacerlo mejor

Establece una rutina

Como ya dijo Charles Dickens, “el hombre es animal de costumbres”, y más cuando nos hacemos mayores y somos más vulnerables al cambio. ¡Pongámoselo fácil!

Es bueno que fijemos horarios, tanto para actividades tan rutinarias como pueden ser el baño, las comidas o irse a dormir, como para otras más de ocio, como salir a dar un paseo, jugar a las cartas con los amigos o practicar algún hobbie.

cuidado-personas-mayores

Seguir una rutina diaria ayuda a los mayores a sentirse seguros. Sienten que se mueven en terreno conocido y eso los motiva.

Adapta la casa para evitar riesgos

Cuando nos hacemos mayores, nuestros sentidos disminuyen, nos volvemos más torpes y somos más propensos a las caídas. Es básico realizar pequeñas modificaciones en el hogar para evitarlo.

Para empezar, hay que intentar que el anciano no se encuentre con obstáculos y que el espacio por el que se mueve esté bien iluminado.

¿Adivinas cuál es la parte de la casa más peligrosa para una persona mayor? Sin duda, el baño. Toma nota de estos pequeños arreglillos y evita sustos:

  • Instala una barra en la ducha a la altura del ombligo para que pueda sostenerse.
  • Coloca adhesivos antideslizantesen el suelo de la ducha para que no se resbale.
  • Pon un dispensador de pared con jabón líquido. Si utiliza jabón en barra, podría caérsele de las manos y eso lo obligaría a agacharse. ¡Nada de riesgos!
  • Coloca una alfombra antideslizante debajo de la alfombrilla de tela que solemos tener al salir de la ducha.

En general, asegúrate de que, por la casa, no hay alfombras, cables, muebles rotos, o no lo suficientemente estables, que puedan suponer un peligro para la seguridad del mayor.

Verás que así se sentirán más independientes y seguros y, por lo tanto, más felices.

Avánzate a los problemas

Como ya vas intuyendo, la clave es avanzarse a los problemas. Los ancianos, a veces, pueden ser imprevisibles, por lo que el cuidado de personas mayores en casa no es siempre tarea fácilAquí unos tips que te ayudarán:

  • Es recomendable que la persona vaya siempre identificada, especialmente si tiene problemas de memoria. Con una plaquita en la que se indique el nombre, dirección y teléfono bastará. Muy fácil y efectivo, por si le pasa cualquier cosa de repente.
  • El teléfono también es clave. Conviene que esté en un lugar accesible y visible de la casa. Además de dejar cerca una libreta o cuaderno en la que estén apuntados los teléfonos a los que pueda llamar en caso de emergencia.
  • Si tu familiar sufre algún tipo de deterioro cognitivo, recuerda cerrar la puerta con llave si tienes que salir de casa un momento.

Lleva un registro de los medicamentos

Una persona mayor puede llegar a consumir un número muy elevado de medicamentos, así que es absolutamente indispensable que seamos nosotros los que llevemos el control de las dosis y horarios indicados por el médico.

¡Nada de automedicarse! Parece una tontería, pero es muy fácil equivocarse y confundirse de pastillas o incluso duplicar la dosis.

Utiliza pastilleros o bien una libreta donde puedas llevar un control diario de los medicamentos que se ha tomado el mayor a tu cargo.

Asegúrate de que sigue una dieta equilibrada

Otro punto clave del cuidado de personas mayores en casa es la dieta.

Conforme nos hacemos mayores nos vamos acostumbrando a consumir menos alimentos y que estos sean del mismo tipo. No obstante, si queremos que nuestro familiar goce de una buena salud física y mental es fundamental que siga una dieta sana y equilibrada. Se recomiendan los alimentos ligeros y con poca sal, preferiblemente hervidos o a la plancha.

¡Aprovecha y cuídate tú también!

Cuida su aseo personal

El cumplir años y hacerse mayor no está reñido con la coquetería. Si tienes a un mayor en casa, no descuides su aseo personal.

  • Recuérdale que se aplique crema hidratante o protector solar, si va a estar expuesto al sol. Si él no puede, hazlo tú.
  • Su salud bucal es importante. Si usa prótesis dental, cepíllala después de las comidas y déjala reposar en agua fría durante la noche. En caso de que que conserve sus propias piezas dentales, intenta que no se despiste y que se cepille los dientes y las encías con un cepillo suave con pasta dental con flúor.
  • Para evitar problemas de incontinencia, recuérdale de vez en cuando que se dirija al cuarto de baño y haga sus necesidades. Puede resultar violento al principio, pero seguro que en el fondo te lo va a agradecer. Si el problema es grave, conviene el uso de pañales.

Motívale física y mentalmente

¿Eres consciente de lo beneficioso que es dedicarle tiempo de calidad a una persona mayor? Escúchala, mímala, motívala para que salga a pasear o intente resolver un crucigrama.

Debemos estimular su mente con juegos o adivinanzas, por ejemplo, y animarla a que participe en actividades, ya sea en casa o fuera con otras personas. En definitiva, intentar que lleve una vida lo más activa y saludable posible.

¡Os aseguramos que no hay mejor forma de prevenir la inmovilidad y los trastornos de memoria!

Eso sí, recuerda que, al menor síntoma de depresión y decaimiento, lo mejor es consultar con un médico.

Ayúdale a mantenerse socialmente conectado

La tercera edad es una fuente de sabiduría, anécdotas e historietas divertidas. No ignores a tus abuelos cuando llegues a casa. ¡Inclúyelos en las conversaciones! Ni te imaginas lo que puedes aprender y disfrutar escuchándolos.

Permite también que interaccionen con círculos cercanos de amistades, además de la familia. De esa manera, se sentirán más realizados e integrados socialmente.

Ten paciencia

¿Y qué pasa si a todo lo anterior le añadimos el ingrediente secreto: una buena dosis de amor y cariño?

Las personas mayores pueden ser complicadas, refunfuñonas y, a veces, tener mal carácter, pero trátalos con paciencia y descubrirás que solo es una fachada. Lo que más desean es sentirse queridos y escuchados.

Y si tienes en casa a un abuelo con un mal despertar, asegúrate de regular la luz del cuarto de manera que cuando vaya a acostarse sea suave. Se ha demostrado que una luz tenue en la habitación favorece el descanso.

Pide ayuda a otros miembros de la familia o a profesionales

No cargues tú solo con esta tarea. No eres un experto en la materia, tienes tus propios problemas y también te mereces descansar y disfrutar de la vida.

No debes sentirte culpable si necesitas tiempo para ti

Es bueno que descanses y busques actividades que te ayuden a evadirte, romper con la rutina. ¡Prueba el deporte!

Además, si nosotros estamos mal, los mayores lo perciben y generamos en ellos tristeza y malestar. Se sienten una carga. Así que resérvate tiempo para ti.

Nuestros mayores necesitan que pongamos todo de nuestra parte para acompañarlos en su última etapa. Una etapa , a veces, dura y difícil, que también puede convertirse en una tapa repleta de amor y respeto. Sabemos de primera mano que no es fácil, pero trabajamos día a día para mejorar.

Fuente: www.joyners.es