LESIONES MÁS FRECUENTES EN EL SURF. CAUSAS Y PREVENCIÓN EN FISIOTERAPIA.

El surf es un deporte complejo, en el que además de ser necesaria una buena condición física de base, hay que tener en cuenta los factores cambiantes del medio en el que se desarrolla, el mar.

Los factores físicos que se requiere para la práctica del surf  son muy amplios ya que es necesaria fuerza por ejemplo para el arrastre en la remada y en el inicio de  la fase de puesta en pie, coordinación, sobre todo en el momento de ponerse en pie sobre la tabla y equilibrio en todas las fases pero especialmente al “cabalgar la ola”.

¿Qué lesiones son típicas en el surf?

Teniendo en cuenta las características del surf, y nuestra experiencia clínica, podríamos realizar un pequeño listado de las lesiones más frecuentes:

  • Esguince de rodilla
  • Lesión meniscal
  • Tendinitis del tendón rotuliano
  • Tendinitis del hombro
  • Puntos gatillo
  • Dolor dorsal o dorsalgia
  • Dolor lumbar o lumbalgia
  • Golpes

Esguince de rodilla:

Una mala coordinación de la musculatura de la  rodilla, y los rápidos giros necesarios en el direccionamiento de la tabla y la realización de los “trucos” hacen de esta lesión una de las más frecuentes especialmente en el ligamento lateral interno.

Lesión meniscal:

Un giro brusco en el que el tobillo quede fijado y se provoque una extensión unida a una rotación puede ser uno de los movimientos que pueden lesionar estos elementos.

Tendinitis del tendón rotuliano:

No es una de las más comunes, pero puede darse en ocasiones en surfistas noveles que realicen esfuerzos repetidos sin la capacidad necesaria y en unos ángulos inadecuados.

Tendinitis en el hombro:

Muy típica en los surfistas noveles sin una buena técnica de remada tablas anchas y falta de fuerza.

Puntos gatillo:

Muy comunes en los rotadores del hombro y el dorsal ancho por la sobrecarga en la remada sobre todo cuando hay fuerte oleaje en contra o resaca.

Dolor dorsal:

La remada del surf requiere una extensión dorsal relativa para ser capaz de observar el horizonte mientras se avanza, en personas con rigidez dorsal los músculos extensores pueden verse superados y provocar dolor.

Dolor Lumbar:

Cuando existe una incapacidad para la extensión dorsal relativa, la mayor parte del movimiento va a realizarse con la zona lumbar, lo cual puede dañar diferentes estructuras y sobrecargar la musculatura extensora.

Golpes:

Los golpes con las tablas suelen producirse en zonas masificadas y con surfistas sin experiencia, los golpes contra el fondo son más comunes en días con fuerte oleaje y zonas poco profundas.

Los golpes pueden producir lesiones asociadas como fracturas o lesiones ligamentosas y musculares  en la columna cervical.

¿Cómo puedo evitar o prevenir estas lesiones?

Una buena preparación física para evitar las lesiones además de un buen conocimiento del medio en el que nos movemos y de las reglas de preferencia  al coger y surfear las olas es esencial. Teniendo esto en cuenta podemos diseñar unos campos de prevención que podemos abordar.

Entrenamiento de fuerza:

Esencial en los cuádriceps que nos elevaran y darán estabilidad a la rodilla. No debemos olvidar tampoco isquiotibiales, glúteos, aductores y musculatura del tren superior redondo mayor y dorsal ancho.

Trabajo de la propiocepción:

Muy especialmente de la rodilla, es necesario una adecuada coordinación y que la contracción y fuerza se desarrollen en los ángulos adecuados.

Core:

La potencia sin control no sirve de nada, el trabajo de core nos dará la capacidad de estabilizar toda nuestra zona central del cuerpo.

Movilización dorsal:

Ejercicios de movilización dorsal con una toalla o un rulo por ejemplo nos facilitarán la remada y evitara sobrecargar otras zonas como los hombros la columna cervical o lumbar.

El surf está en auge y todos nos damos cuenta de la cantidad de cursos y gente practicando en nuestras playas, es un deporte precioso y por esto debemos cuidarnos para poder practicarlo mucho tiempo y evitando lesiones.

fuente:

www.fisioterapia-online.com

EFECTOS DE LA APLICACIÓN DE CALOR Y DE FRÍO

Loa aplicadores de gel frío/caliente reutilizables son indicados para aliviar dolores musculares,contusiones, dolor de cabeza…

DOBLE FUNCIÓN:

Hielo flexible o calor suave

Ideal para el dolor y la inflamación causada por golpes, contusiones, esguinces y para aliviar dolores musculares y rigidez.

Ayuda a combatir el dolor de espalda, de artritis, reumas y ciática.

 

VENTAJAS DEL FRÍO

Desinflama músculos y articulaciones

Ayuda a bajar la fiebre, alivia el dolor de cabeza y de muelas

Ayuda contra picaduras de insectos, quemaduras leves, cortes y rasguños

VENTAJAS DEL CALOR

Activa la circulación y disminuye dolores crónicos sin inflamación

Relaja contracturas y reduce la tensión de los músculos

Ayuda a aliviar dolores de espalda, de artritis, reumas o ciática

MODO DE EMPLEO

Para terapia de FRÍO: Colocar el paquete aplicador en el congelador durante al menos una hora y media antes de su uso.

Para terapia de CALOR: Introducir el microondas o en una olla con agua hirviendo (baño María)

-Calentar al baño María:

1. Calentar hasta 3 litros de agua, esperar que hierva y retirar del fuego.

2. Colocar la compresa en agua durante un máximo de 5 minutos (siempre que ésta se encuentre a temperatura ambiente) y luego amasar para distribuir el calor.

3. Introducir el aplicador en una bolsa o envuelto en una toalla y aplicar sobre la zona afectada.

-Calentar en el microondas:

1. Calentar la compresa en el microondas a máxima potencia durante 20 segundos.

2. Amasar la compresa para repartir el calor.

*Para evitar quemaduras, utilizar los utensilios correctos al extraer la compresa del agua o el microondas (guantes de cocina, aislantes…).

PRECAUCIÓN

No coloque la almohadilla directamente sobre la piel.

No usar mientras se duerme.

Una vez que la compresa fría / caliente está a la temperatura deseada, coloque siempre el paquete en una toalla u otra barrera protectora antes de aplicar sobre la zona afectada.

Probar y supervisar el paquete en el área afectada durante todo el tiempo de uso.

Si el frío o el calor es incómodo, retirar unos minutos, y luego volver a aplicar.

Si usted tiene un problema circulatorio, consultar a un médico antes de usar una compresa fría / caliente.

Si se utiliza una envoltura normal o una envoltura terapéutica para el pack frío/calor, cubrir la piel con una toalla antes de aplicar y asegurar el producto en la envoltura.

Deseche este producto si está roto o perforado; limpiar con un paño y agua tibia.