La apnea del sueño. Un problema de muchos.

¿QUÉ ES EL APNEA DEL SUEÑO?

La apnea del sueño es un trastorno en que inconscintemente hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.

Las pausas pueden durar entre unos pocos segundos y varios minutos. A menudo ocurren entre 30 veces o más por hora. Por lo general, la respiración vuelve a la normalidad, a veces con un ronquido fuerte o con un sonido parecido al que una persona hace cuando se atraganta.

Casi siempre la apnea del sueño es un problema crónico de salud que altera el sueño. La persona pasa de un sueño profundo a un sueño ligero, cuando hay una pausa en la respiración o cuando la respiración se vuelve superficial.

Por ello, el sueño no es lo suficiente reparador, por lo que las personas que lo padecen siente mucho cansancio   y sueño durante el resto del día.

CAUSAS

 En condiciones normales, cuando las personas duermen, la vía aérea está permeable, es decir, pueden respirar con tranquilidad. Sin embargo, en algunas fases del sueño los tejidos se cierran y bloquean la vía respiratoria causando la apnea.

Además de esta causa existen otros factores que pueden aumentar el riesgo de tener apnea:

  • Tener el maxilar inferior más corto que el maxilar superior.
  • Determinadas formas del paladar o de la vía respiratoria que originan el colapso de la vía.
  • Tener un cuello grande.
  • Poseer una lengua que puede retrotraerse hasta bloquear la vía respiratoria.
  • La obesidad.
  • Tener unas amígdalas o vegetaciones grandes que pueden taponar la vía respiratoria.
  • El consumo de alcohol y el tabaco también puede ser un factor de riesgo para la apnea.

TIPOS

Hay diferentes tipos de apnea, según las paradas respiratorias que padezcamos de un tiempo superior a 10 segundos:

  • Leve: cuando hay entre 5 y 15 apneas por hora.
  • Moderado: el paciente tiene entre 15 y 30 apneas por hora.
  • Grave o severo: cuando pasa de 30 apneas por hora.

TRATAMIENTOS

La terapia para la apnea del sueño no es curativa, sino que alivia los síntomas que padecen los pacientes con dicha enfermedad. Existen varios tipos de tratamientos que se aplican en función de la gravedad:

  • Siempre es recomendable, en el caso de que se dieran estos factores de riesgo, perder peso y abstenerse de fumar y beber alcohol.
  • El tratamiento más habitual y más aceptado es la CPAP, recomendado en casi la totalidad de los pacientes. Este consiste en un generador de presión que transmite a través de una mascarilla una presión continua a la vía aérea superior impidiendo que ésta se colapse. Según los especialistas, esta mascarilla suele tener un efecto rápido haciendo desaparecer los ronquidos nocturnos y la somnolencia durante el día. Este tratamiento no suele tener efectos secundarios graves y en el caso de que éstos aparezcan son transitorios y desaparecen tras las primeras semanas.
  • Tratamiento quirúrgico: está recomendado cuando existen algunas lesiones como pólipos o hipertrofia de las amígdalas, o bien cuando la mascarilla no es bien tolerada por la existencia de algún daño en la vía aérea superior.

CONSECUENCIAS DE LA APNEA DEL SUEÑO 

La apnea del sueño suele estar asociada a diferentes tipos de enfermedad cardiovascular, de hecho es de 2 a 4 veces más probable  de que personas que padecen apnea desarrollen arritmias complejas así como que padezcan hipertensión e insuficiencia cardíaca.

Por ello hay que tomar conciencia de que es una enfermedad y hay que tratarla para que no haya repercusiones de gran importancia como las enfermedades anteriormente mencionadas.

Fuentes: www.dmedicina.com

www.clinicadam.com