La ‘muñequera’ que permite tomar un café y leer prensa con Parkinson

  • La empresa EMO, junto al IBV, crea una ortesis textil que evita los movimientos involuntarios de la mano a través de un amortiguador.

El temblor esencial, entre el que se encuentra el Parkinson, es una enfermedad que origina un movimiento involuntario normalmente en manos y brazos. Las alternativas para estos enfermos varían entre la cirugía y los fármacos, pero estas soluciones no funcionan en muchos pacientes.

14096822335675

La empresa valenciana EMO, junto al Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) y un consorcio europeo, ha desarrollado una ‘muñequera’ que reduce en más de un 30% este temblor, permitiendo a las personas afectadas volver a realizar tareas diarias como tomarse un café o leer el periódico.

El desarrollo surge de una línea de trabajo del IBV donde estudiaba la forma de paliar esta enfermedad a través de elementos mecánicos. ¿El problema? Eran artilugios muy voluminosos, pesados e incómodos que estigmatizaban a los usuarios.

El instituto se marcó el objetivo de aprovechar su ‘know-how’ para aportar un enfoque comercial a estos elementos mecánicos reduciendo su tamaño y facilitando su uso. Para ello acudió al fabricante valenciano de prótesis, EMO, y le propuso coordinar conjuntamente un proyecto europeo, Tremend.

El dispositivo está formado por dos partes de tejido, una que cubre la mano y otra el antebrazo. La clave del diseño se basa en el uso de un amortiguador rotatorio, que une las dos piezas, y es el encargado de «reducir los movimientos involuntarios» del enfermo. El sistema se ha creado para reducir al máximo su tamaño a la vez que disminuye los movimientos involuntarios, pero no los voluntarios.
El siguiente paso fue dar con una fijación de la ortesis que no eliminase el efecto del amortiguador. El problema es que el brazo es una zona con muchos tejidos blandos que pueden acabar moviendo el sistema. El centro tecnológico trabajó con las presiones del producto para generar una apertura suficiente en las zonas de agarre sin llegar a molestar.

Una vez desarrollado el dispositivo, se realizaron pruebas cuantitativas y cualitativas con 12 pacientes. Los resultados permitieron concluir que la ortesis es capaz de reducir el temblor de la mano en más de un 30%. No sólo eso, los usuarios analizaron positivamente la facilidad de uso y el confort del producto.

Tras la finalización del proyecto, la empresa EMO comenzó a fabricar y vender la ortesis a finales de 2012. Tal ha sido el éxito, que la compañía ya está produciendo el segundo lote del producto para su pronta comercialización.

Fuente:  periódico “El Mundo”.